ASCH desembarca en la A-11 para retomar las obras este año

martes, 20 de noviembre de 2018
SOCIEDAD - El tramo entre la variante de El Burgo de Osma y San Esteban lleva paralizado desde principios de 2017, según publica Heraldo-Diario de Soria.

Según el periodista de Heraldo-Diario de Soria, José Sosa, tras los innumerables retraso y problemas que han afectado a las obras de la A-11 a su paso por Soria, poco a poco van resolviéndose parte de las dificultades que afectan a la infraestructura. La experiencia de la última década no invita a un excesivo optimismo, más aún teniendo en cuenta la cercanía de la cita con las urnas, pero uno de los tramos bloqueados está cerca de volver a la actividad. Se trata del trayecto entre la variante de El Burgo y San Esteban. El traspaso de la obra a ASCH ya es efectivo y tras casi dos años de parón las obras se retomarán este año o a principios del 2019, según confirmó el subdelegado del Gobierno en la provincia, Miguel Latorre.

El representante del Gobierno en la provincia se mostró extremadamente prudente para no levantar falsas expectativas con respecto al futuro inmediato de las obras. No obstante, sí quiso dejar claro que en los últimos tres meses se han solventado los problemas que afectaban a algunos de los tramos como por ejemplo el parón en La Mallona-Venta Nueva por la diferencias económicas que existían con la empresa adjudicataria o el bloqueo de la obra en El Burgo-San Esteban por el concurso de acreedores de la
adjudicataria original, Assignia. 

«Todos los retraso o problemas en ninguno caso han sido responsabilidad del Gobierno y en muchos caso eran cuestiones heredadas», remarcó Latorre. El subdelegado insistió en que los problemas sobrevenidos «se van solucionando» y que en los tres meses de Gobierno socialista «se están resolviendo muchos desaguisados» que había en las obras. 

Uno de los tramos con mayores problemas era el que unirá la variante de El Burgo de Osma con la localidad de San Esteban. Este trayecto alcanzó una ejecución del 33% antes de que las obras se paralizaron, a principios del 2017, por los problemas económicos que afectaron a la empresa adjudicataria, Assignia y que derivaron en un concurso de acreedores. Con el futuro de la empresa bajo control judicial no fue hasta  finales del mes de agosto cuando el Juzgado de lo Mercantil número 9 de Madrid aceptó al traspaso de la obra a la empresa murciana ACSH. Este era el primer paso para desbloquear la intervención y, según confirmó el subdelegado, la firma ya está tomando el control del tramo. A lo largo de los últimos días ya se ha desplazado personal de la empresa y maquinaria hasta el entorno de la obra. De hecho, la señalización de la construcción ya cuenta con el logo de la nueva empresa. Se espera que la intervención pueda retomarse de forma efectiva a finales de este año o a principios de 2019, según confirmó Latorre.
Por su parte, el tramo entre San Esteban y Langa mantiene el ritmo previsto y ronda ya el 50% de ejecución. 

Mientras, el Langa-Aranda, el más retrasado, continúa pendiente de la redacción de un nuevo proyecto de ejecución y su posterior licitación toda vez que la adjudicataria original, Isolux, se vio afectada por
problemas económicos y rescindió el contrato de obras. De este tramo se ha ejecutado menos de un 5%.
La parte más avanzada de la A11 en Soria son los dos primeros tramos. El trayecto entre La Mallona
y Venta Nueva ya está operativo después del parón puntual que sufrió con motivo de las discrepancias
económicas entre la empresa y el ministerio. Según Latorre, este tramo ya está ejecutado cerca del 70%.

Ya se han empezado son las labores de «suelo cemento» y en breve podrá iniciarse el reparto del aglomerado. «Si viene buen tiempo y toda va como debe, este trimestre se podrá avanzar bastante», recalcó Latorre.

No obstante, todo apunta que el primer tramo de la autovía del Duero de Soria que entrará en servicio es el que discurre entre Santiuste y El Burgo de Osma. Según Latorre, la intervención ya se encuentra en su última fase toda vez que ha superado el 80% de su ejecución. Ya se está procediendo a distribuir las capas de aglomerado y «si tenemos suerte» pudiera llegar a abrirse antes de final de año. En este punto, Latorre quiso evitar cualquier polémica en torno a las fechas y se expresó con la máxima prudencia. «Hay alguna posibilidad de que pueda entrar en servicio, pero claro también puede haber algún temporal y retrasarse», comentó.

La apertura del tramo sumaría algo más de nueve kilómetros a la red de alta capacidad de la provincia. Hay que recordar que sobre estos dos tramos, que son los más avanzados, ha existido cierta controversia en torno su apertura. El anterior Gobierno del PP avanzó que podrían abrirse al tráfico a finales de 2018. Al llegar el PSOE a la Moncloa se advirtió que la apertura no sería este año sino en 2019. 

Ahora vuelve a abrirse la puerta a que esté operativa este año. El último tramo de la A-11, en Soria, el Venta Nueva-Santiuste, también avanza a un ritmo normal tras el acuerdo al que llegaron Fomento y Patrimonio de la Junta para salvar la calzada romana aparecida en el recorrido. En este caso la ejecución ya se sitúa en el 40%. 

Informa Ana Hernando
Portal creado por JuaNPa, con la colaboración especial de Ana Hernando y de los habitantes del municipio de San Esteban de Gormaz
© 1997-2018 - sanesteban.com - 21 años acercando San Esteban de Gormaz al mundo.