Fortunato Antón publica su 5º libro, un repaso a las vocaciones

viernes, 13 de diciembre de 2019
CULTURA - El sacerdote ha dedicado los demás ejemplares al arte románico y esta vez opta por los pilares de la iglesia

El sacerdote Fortunato Antón Nuño, natural de Bayubas de Abajo pero desde hace décadas afincado en San Esteban de Gormaz e hijo adoptivo de la villa, lleva años publicando pequeños libros pero llenos de arte, porque en las páginas tres de sus cuatro volúmenes se ha centrado en llevar a las piedras y el legado románico de la villa ribereña a cuantos lectores han querido sumergirse entre sus páginas, turistas extranjeros incluidos y en el cuarto de la historia de su vocación.

De hecho, Antón, que sigue siendo el Cicerón de joyas como San Miguel o el Rivero es un gran conocedor de los secretos que guardan estos templos y ha abierto las puertas de ambos a miles de turistas durante estos años, como sigue haciendo cada semana.

Ahora su nuevo volumen lleva por título Deja que Dios te/le llame y como él mismo explica permite hacer un repaso a la vida de aquellos sacerdotes que han nacido en la localidad desde 1914 hasta este mismo año y que surgió tras una carta que recibió en marzo del Obispo de Osma-Soria, Abilio Martínez, sobre las vocaciones al sacerdocio y la vida consagrada, para dar a conocer “la vida del sacerdote, los sacerdotes que ha habido en San Esteban, donde están desarrollando toda su labor”, con ejemplos de hombres que llevan más de 40 años de misioneros y porque considera que “merece la pena que aparquemos las piedras del románico para dedicarnos a las piedras vivas que diría San Pedro, que son las personas, que son los feligreses” y que “causan nuestro orgullo en la parroquia de San Esteban”, añadió Antón.

El cura ribereño elige como tema de portada unas flores que simbolizan cómo estaban los seminarios en los años 60 y 70, cuando había más de 200 seminaristas y que contrasta con un ramo en “un verde de esperanza, puesto que no tenemos muchos seminaristas en la Diócesis”, aunque reconoce que con uno recién ordenado y otro que lo hará próximamente, permite confiar en el futuro y “en la esperanza de más vocaciones”, reconoció.

“Es un problema que tenemos”, en referencia a la falta de vocaciones y los kilómetros que tienen que realizar los párrocos para decir misa, algunos ya mayores, por lo que espera que “la gente sepa reconocer el trabajo que estamos haciendo en nuestra Diócesis”.

En el libro se recoge el curriculum y la vida de 10 sacerdotes y 15 monjas que son naturales de San Esteban y que algunos todavía continúan ejerciendo su labor pastoral, como José Antonio Rupérez Palomar o Francisco Olalla Aguilera, autor del prólogo, entre otros.

Cada biografía y curriculum lleva anexado su partida de bautismo, así como alguna imagen significativa de su nombramiento como sacerdote, desde casullas, sagrarios, copón o imágenes que en algunos casos han emocionado tanto a los sacerdotes, como a los familiares de algunos de los religiosos que han fallecido.

Con algunos solo se ha encontrado dos veces a lo largo de su vida en San Esteban, pero “es un orgullo y una alegría poder decir estas cosas de tus compañeros”, afirmó Antón, quien reconoce que “me ayuda a mi y va a ayudar mucho a todos los de San Esteban”. Detrás de este libro hay muchas horas de investigación, llamadas, búsquedas, consultas, redacción y corrección, y a sus 88 años, Don Fortu, como le llaman en San Esteban empezó a trabajar a principios de marzo hasta tenerlo ahora ya sacado de imprenta, “cuesta mucho” y sabe que ha tenido que cambiar muchos borradores, por lo que avanza “ya no voy a intentarlo más”, porque cuesta más que cuando en 2013 realizó su primer libro, que ya ha superado las seis ediciones.

Ahora, cuando dedica sus libros, “siempre hago un borrador y se queda para mi como recuerdo de este libro de todas las dedicatorias que haya puesto de este libro”, afirmando que se trata de “un trasvase de mis gustos como sacerdote y orgullo de San Esteban y el poder comunicar las cosas” y por esos esas primeras páginas busca “mantener esa unión con los que he querido mucho y los sigo queriendo”, a pesar de que ha sufrido mucho, ha trabajado mucho en la parroquia ribereña, pero que todo se lo ofrece al Señor.

Desde el que fuera un gran pedagogo y llegara a director provincial de educación, el franciscano Ciriaco Rupérez, el profesor de Comillas, Carlos Baciero, el misionero Gregorio Carazo, Francisco Olalla, como coleccionista de periódicos donde se mencione su pueblo u otros que un día o el joven Julián Perdiguero, junto con 15 hermanas que tomaron sus hábitos y que han formado parte de la historia viva de la vocación en San Esteban de Gormaz.

Ahora este nuevo libro se puede adquirir en las librerías de la localidad y hacer un repaso a la historia de las llamadas cristianas ribereñas.

 

 

Informa Ana Hernando
Portal creado por JuaNPa, con la colaboración especial de Ana Hernando y de los habitantes del municipio de San Esteban de Gormaz
© 1997-2020 - sanesteban.com - 23 años acercando San Esteban de Gormaz al mundo.