Sergio Romero del Castillo, una juventud a todo gas

miércoles, 30 de octubre de 2019
DEPORTES - El piloto sanestebeño del Motoclub Lairón está logrando extraordinarios resultados en las pruebas regionales

Hay historias de amor que apenas duran unos meses, el inicio de un romance adolescente y otras que podrían escribir verdaderas novelas, con dedicación, sacrificio y el fruto de un trabajo que se ve con el transcurrir de los años. Ese segundo tipo de pasión es la que siente el joven Sergio Romero del Castillo, de San Esteban de Gormaz, quien a sus 18 años está logrando recoger los resultados de años de esfuerzo y entrenamiento sobre la moto en los últimos años.

Su pasión por las motos llegó desde pequeño, aficionado al motor por su tío que le llevaba a carreras de motos, fue viendo cómo le gustaba y poco a poco “me fui metiendo en este mundo”, reconoce este joven, explicando que hoy sigue corriendo con el Motoclub Lairón, acompañado de toda su familia.

Aunque comenzó a disfrutar del motocross a los diez años no fue hasta hace cuatro años cuando comenzó a competir. Todavía sonríe cuando recuerda que al comenzar con esta pasión, siendo un niño en su casa, que temían que sufriera algún accidente, le dieron permiso para entrenar y subirse a la moto, siempre y cuando no abandonara sus estudios. Y él cumplió su palabra. Como chico responsable finalizó junto a sus compañeros la ESO y el Bachillerato en el IES La Rambla de San Esteban de Gormaz y este año ha comenzado los estudios de un Ciclo Formativo de Grado Superior de Automoción en Valladolid.

Esa distancia supone también una complicación para sus entrenamientos, ya que cuando estudiaba en San Esteban de Gormaz “era más fácil porque entrenaba en el Cabeza de Perro” ahora sabe que ese entrenamiento sobre las pistas se limita a los fines de semana que regresa al pueblo “para no perder el ritmo”.

Consciente de la importancia del entrenamiento global, también intenta cuidarse lo máximo posible tanto con preparación física como con la nutrición, aunque reconoce que este último aspecto “lo llevo más relajado” y complementa sus entrenamientos entre “gimnasio y mucha moto”. Ni fuma ni bebe porque sabe de la importancia de “cuidar tu cuerpo” y es consciente de que “cuando mi cuerpo está relajada me noto que estoy mejor”, insiste.

Lo que no ha cambiado es el miedo que siguen tiendo sus padres de que le pase algo, por eso le insisten en que “vaya con cuidado y no me caiga”, explica Sergio, sabiendo que lo hacen como preocupación.

Hay tiempo para salir para todos…. Para estar con todos tus amigos, para pasarltelo bien… es verdad que la moto te resta un poco de tiempo si es lo que te gusta estoy con los amigos y con la moto

Sabe que dedicarse profesionalmente al motocross es muy complicado por eso apuesta por no olvidar los estudios y la formación, que además le permitirá conocer mejor la mecánica y el mundo del motor desde otros prisma. “Ojalá me pudiera dedicar a ello, pero es muy difícil”, reconoce, sabiendo que solo los que están muy arriba pueden vivir de ello.

Y aunque en los últimos meses su crecimiento como deportista y en las listas de Motocross de Castilla y León ha ido en ascenso es prudente y humilde, “si estos resultados hubieran llegado mucho antes”, lamenta, aunque sabe que nunca es tarde y todavía tiene mucha carrera deportiva por delante. El pasado fin de semana en San Esteban de Gormaz acabó en segunda posición después de un problema en la última manga, ya que en la primera finalizó líder, pero una mala salida en la segunda la obligó a remontar durante toda la carrera.

Venía de sumar un primer puesto en Aranda de Duero quince días antes y un segundo en una carrera anterior, logros deportivos que le llevan ahora a estar el cuarto de la general cuando se suman las categorías de 2,5 y 4,5 pero el tercero si solo se tiene en cuenta su categoría, la de dos y medio. Aún tiene opciones de mejorar su marca porque el próximo 1 de noviembre en Geria (Valladolid) se termina el campeonato  y matemáticamente aún puede adelantar hasta la segunda posición, dependerá de lo que ocurra en dicha carrera.

Cuando se monta sobre la moto, con su dorsal 287, sabe que no está solo, tiene a su familia, a sus amigos y a los miembros del Motoclub Lairón donde sus triunfos son recogidos con mucha alegría “porque somos como una pequeña familia que llevamos el motoclub y hacemos todas las pruebas que podemos”. Por eso, aunque tímido, recoge los elogios de los vecinos de San Esteban con ilusión, “porque llevo mucho tiempo para conseguir esto y ahora van saliendo resultados, llevo mucho esfuerzo detrás y me gusta mucho”, insiste, recordando que también tiene ayuda de Mad Motos.

En el pueblo de su padre, su otro medio pueblo, Villálvaro también la envían mensajes de ánimos, “me dicen muchas cosas, que soy un animal, en el sentido positivo”, se alegra Romero, quien recoge esos ánimos con satisfacción, pero también con presión, porque es consciente de que “intentas hacerlo lo mejor que puedes para que vean que es verdad”.

Aunque a sus amigos les gustan las motos ninguno compite y lamenta que “el motocross no tiene tanta difusión como otros deportes, cuando es uno de los más bonitos cuando se conoce”, por eso sigue apostando por él.

Amante del motor, cuenta con carnet de moto pero tiene una de 50 cc. Ya que la moto que le gusta es la de campo y cuando a los 16 años se sacó el carnet sabía que estaba adelantando camino también para el coche, cuyo permiso se ha sacado este verano.

Ahora su objetivo a más largo plazo, cuando acabe sus estudios, volver  San Esteban y a Villálvaro, porque “tengo más cerca la moto, la familia y los amigos”, así que será uno de los que apueste por volver al medio rural, dando las gracias a su familia “porque puedo permitirme esto” y a sus amigos “porque me animan”, así como a todos aquellos que le escriben con mensajes de ánimo.

 

 

 

Informa Ana Hernando
Portal creado por JuaNPa, con la colaboración especial de Ana Hernando y de los habitantes del municipio de San Esteban de Gormaz
© 1997-2020 - sanesteban.com - 23 años acercando San Esteban de Gormaz al mundo.