Un belén viviente donde los protagonistas son los vecinos

jueves, 09 de enero de 2020
CULTURA - Con la dirección de José Luis Martín Sastre y su voz y la de Lucía Romero de Diego, San Esteban celebró este evento que tuvo que retrasarse el pasado 25 de diciembre por el temporal

Un año más los vecinos de San Esteban de Gormaz han vuelto a hacer historia navideña como ejemplo de colaboración y vecindad, en este caso en el paraje del Sotillo y con la fecha modificada, para la representación de una nueva edición del belén viviente. Esta representación estaba programada para llevar a cabo, como cada año desde hace más de 25 ediciones, en la noche del 25 de diciembre, pero el temporal provocó una serie de daños en las viviendas y la zona natural que hacía peligrar el buen desarrollo de la obra y no dotaba de seguridad a los actores, por lo que se decidió suspender.

De esta manera ayer el regalo para los Reyes Magos comenzó por parte de los vecinos de San Esteban, donde casi un centenar de actores salieron desde el Ayuntamiento hasta el Sotillo, antes de la llegada de la Cabalgata, para dar vida al pueblo de Belén, y al ritmo del villancico Campanitas de Antonio Machín, los actores iban siguiendo el texto que interpretaba la niña Lucía Romero de Diego, bajo la dirección de José Luis Martín Sastre, para convertirse en panaderos, molineros, herreros, posaderos, hilandera, carpinteros, leñadores, lavanderas,  pastores, cantareras, chocolateras y todo un pueblo dispuesto a vivir uno de los momentos cumbres de la historia.

El inicio recuerda qué representa el belén que cada diciembre se coloca en todas las casas, la inscripción en el censo de José y María y su llegada a esta ciudad de Oriente, vigilados por Herodes, cuyos soldados romanos también hicieron guardia en este belén sanestebeño, que promueve el Ayuntamiento de la localidad y en que incluso se cuenta con ovejas de verdad, gracias al trabajo de Chema de Diego y el campo agropecuario de San Esteban de Gormaz y Oscar, su responsable.

Mientras a través del texto se iban colocando todas estas figuras humanas que representan el pueblo habitual del belén, donde no faltaban ni el ciego y el lazarillo, mientras la llegada de la pareja protagonista hace que se centre toda la atención en el establo donde el juego de luces anuncia el nacimiento de Jesús y el cambio de una era que hoy forma parte de nuestra historia.

Con el cuento de la Cerillera como homenaje a la literatura infantil, el diálogo entre el abuelo y la nieta que este año sirvió de hilo conductor al belén sanestebeño apostó por la generosidad y por el mejor regalo para la noche de Reyes: tiempo, el regalo más valioso, mientras Melchor, Gaspar y Baltasar, llegados en Cabalgata, abandonaban el Sotillo tras la adoración al niño para continuar con la fiesta más mágica del año.

 

Informa Ana Hernando
Portal creado por JuaNPa, con la colaboración especial de Ana Hernando y de los habitantes del municipio de San Esteban de Gormaz
© 1997-2020 - sanesteban.com - 23 años acercando San Esteban de Gormaz al mundo.