Pistoletazo a una vendimia que apunta a histórica

miércoles, 16 de septiembre de 2020
ECONOMíA - Arranca la campaña en la mayor parte de las denominaciones de origen de la Comunidad con un excelente estado sanitario de la vid. 300 millones de kilos se destinarán a vinos de las marcas de calidad según recoge El Mundo

Arranca una vendimia que apunta a histórica, en la que los viticultores de Castilla y León podrían  cosechar más de 500.000 toneladas de uva. El listón supone un incremento de un 13% respecto al año pasado, cuando se recogieron 441.155 toneladas, según datos de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural.

Algunos territorios esperan un incremento de cosecha aún mayor, de al menos un 20%. Las lluvias han 
sido abundantes y oportunas, y no ha habido accidentes importantes en el calendario meteorológico.

Ese medio millón de toneladas es la suma de todo tipo de uva de vinificación de las nueve provincias, tanto la utilizada para elaborar vinos de calidad como a granel, así como mosto. Eso sí, la mayoría,  alrededor de 300.000, se utilizará para llenar las bodegas de las trece Denominaciones de Origen (DO) de la Comunidad, que producirán al menos 250 millones de botellas.

Las abundantes lluvias provocaron el aumento en cantidad y tamaño de las bayas y la escasa incidencia de heladas, tormentas y granizo ha permitido el óptimo desarrollo fenológico de la vid. Si hubo algo en
contra fue precisamente debido a la humedad, con la aparición de los siempre temidos y molestos mildiú y oidio, que obligaron a incrementar los tratamientos fungicidas. Una vez generalizados esos cuidados, el resto de condiciones ha propiciado un óptimo estado sanitario de la uva en la práctica  totalidad de los viñedos de la Comunidad.

Entre todas las DO del territorio autonómico, las dos de mayor producción serán, con mucha diferencia
sobre las demás, Rueda, que el pasado año ya rozó su récord histórico de 2018 con 115.117.839 kilos, y Ribera del Duero, que se quedó al borde de las nueve cifras con 96.534.460 kilos.

Entre las dos producirán tres de cada cuatro botellas de vino de calidad.

Les seguirán en producción, de mayor a menor, Toro, Bierzo, Cigales y León, todos por encima de las
seis cifras. Los siguientes puestos en la tabla lo ocuparán las denominaciones de menor tamaño, que podrían cambiar de orden respecto a la temporada anterior: Arribes, Arlanza, Cebreros, Valles de Benavente, Tierra del Vino de Zamora, Sierra de Salamanca y Valtiendas. 

El marchamo líder de los tintos registró su récord histórico en el año 2016, con 133.000 toneladas. Una 
plusmarca que no alcanzará si no logra incrementar su recogida un 38% respecto a 2019, cuando anotó un total de 96.534.460 kilos. Los bodegueros del territorio acogido no esperan tanto, pero sí superar holgadamente las 100.000 toneladas.

Son más de 8.000 viticultores y 300 bodegas las que participan en la cosecha, con más de 23.000 hectáreas inscritas. Alrededor del 80% de la recolección se realiza a mano. 

«El comienzo de la vendimia depende mucho de la decisión de cada bodega, pero por término general
allá para el 20 de septiembre empezarán las primeras, y para finales de septiembre o principios de octubre se extenderá del todo», avanzó el presidente de la DO Ribera del Duero, Enrique Pascual. La duración media de la campaña en la última década se sitúa en 47 días. En la última campaña se prolongó del 12 de septiembre al 29 de octubre. 

Pascual tampoco quiso poner una cifra a la cosecha, aunque sí avanzó que las previsiones son  optimistas, sobre todo en cuanto a la calidad, que la vamos a tener muy buena».

Informa Ana Hernando
Portal creado por JuaNPa, con la colaboración especial de Ana Hernando y de los habitantes del municipio de San Esteban de Gormaz
© 1997-2020 - sanesteban.com - 23 años acercando San Esteban de Gormaz al mundo.